Miradas misteriosas

Él me mira con ternura. Luego de un momento fija su mirada en el vacío, inspira, corta su respiración y se pone rojo. Empuja. Lo miro inquisidoramente y le digo: “Me avisas cuando termines”. Sonríe, mira hacia abajo tomando aire nuevamente mientras se sostiene unos segundos frunciendo el ceño…Finalmente sube su cabeza y me dice: “dag dagga rededa”.

Es hora de cambiar el paño

(Visited 58 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Como soy profe... hagamos un ejercicio!!! * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

CommentLuv badge